El pequeño Biel de 7 años esperaba para ser intervenido quirúrgicamente en el Hospital Universitario Vall d´Hebrón de Barcelona.

Antes de entrar al quirófano, Abi22, uno de los robots interactivos de nuestra fundación, le hizo una visita. Biel condujo el robot por toda la planta y sin moverse de su cama “visitó” a un amigo también hospitalizado y “bajó” hasta la entrada del hospital para acercarse a un gran mural en el que él y otros niños habían participado en la distancia.

Hasta ese momento no había podido verlo porque no podía salir de su habitación. ¡Su sonrisa y su ilusión son impagables!