El pasado 9 de septiembre, Max, un niño ingresado en el Hospital de Sant Pau de Barcelona se convirtió en el visitante número 35 millones del Museu del Barça.

La visita la pudo realizar gracias al Robot Pol, al cual dirigió por las instalaciones.

Leave a Reply